Y es que sobretodo en mi especialidad (traumatología y ortopedia) se ha dado que cuando hay dolor de rodilla se “inyecta la rodilla”; ¿que se inyecta? a veces solo el médico sabe.

Las opciones van desde los esteroides (que dañan terriblemente al cartílago de la rodilla) hasta la biología celular pasando por los colagenos sintéticos. Quizá no hubiera escrito estas palabras si no estuviera realmente indignado y ofendido con el actual de aquellos “comerciantes de la medicina”.


Me indigna mas saber que ustedes, respetados y estimados lectores, se conforman con tan solo ser tratados; ¿qué pasa con aquella consulta de galeno?, ¿dónde se revisa al paciente, se explora, se le escucha y finalmente clínicamente se tiene un diagnostico que ya solo se confirma con estudios de gabinete o laboratorio en caso de requerirlos? Se ha perdido, no existe mas el respeto por el arte de la anamnesis.

¡Despierta Mexico! Si te duelen las rodillas debes saber por que duelen y no ir a que te inyecten únicamente (que quizá sea la solución, pero debes entender por que).

Me pasa frecuentemente que por vía web y redes sociales (hoy ya en la era del smartphone) prácticamente me solicitan una consulta. Por mi pudiera dárselas, pero me ofende que se derogue tanto la medicina, si yo supiera vender, seguramente después de una “consulta” telefónica o por Whatsapp podría ofrecerle algún polvo o jugo “mágico” para curarle.

Es imposible saber que es lo que tienes en tu rodilla, cadera, hombro, etc si antes no se revisan; fuera de cobrar una consulta por favor, salgan corriendo del consultorio o no le crean a quien sin revisarte te emita diagnósticos y tratamiento.

Tabu numero 1: El cartílago no se regenera.

Tabu numero 2: si podemos cicatrizarlo.

Tabu numero 3: Las cirugías de rodilla son seguras.